Rastreando los restos de la violenta historia de Andrómeda

Pasadena, CA- Un análisis detallado de la composición y el movimiento de más de 500 estrellas reveló pruebas concluyentes de una antigua colisión entre Andrómeda y una galaxia vecina. Los hallazgos, que mejoran nuestra comprensión de los acontecimientos que dan forma a la evolución de las galaxias, fueron presentados por Ivanna Escala, de Carnegie, el lunes en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana.

Las galaxias crecen por acumulación de material procedente de objetos cercanos -otras galaxias y densas agrupaciones de estrellas llamadas cúmulos globulares-, a menudo tras un choque catastrófico. Y estos acontecimientos dejan tras de sí reliquias en forma de asociaciones estelares, que los astrónomos denominan rasgos de marea. Estas pueden incluir corrientes alargadas o conchas arqueadas que se mueven alrededor de la galaxia superviviente. El estudio de estos fenómenos puede ayudarnos a comprender la historia de una galaxia y las fuerzas que moldearon su apariencia y composición.

"Los restos de cada choque pueden identificarse estudiando el movimiento de las estrellas y sus composiciones químicas. En conjunto, esta información sirve como una especie de huella digital que identifica a las estrellas que se unieron a una galaxia en una colisión", explicó Escala.

Ella y sus colaboradores -Karoline Gilbert y Mark Fardal, del Space Telescope Science Institute; Puragra Guhathakurta, de la UC Santa Cruz; Robyn Sanderson, de la Universidad de Pensilvania; Jason Kalirai, del Johns Hopkins Applied Physics Laboratory; y Bahram Mobasher, de la UC Riverside- estudiaron 556 estrellas de la rama de las gigantes rojas en un rasgo físico de Andrómeda llamado Northeast shelf, que forma un saliente pronunciado en la densidad del material de la galaxia.

"Realizamos la primera caracterización detallada de la composición química y el movimiento geométrico de las estrellas en esta región de nuestra galaxia vecina, demostrando de forma concluyente que la plataforma NE (North-Eastern) es una cáscara de marea compuesta predominantemente por restos de las secuelas de una colisión", explicó Escala.

Su trabajo también demuestra que la plataforma NE es parte de un sistema de múltiples conchas con las plataformas Oeste y Sureste de la galaxia y que el material de estas regiones es consistente con el de la Corriente Estelar Gigante de Andrómeda, vinculando todas estas características de marea como potencialmente originarias de la misma fuente.

"Nuestros resultados están en línea con los modelos que predijeron que la Corriente Estelar Gigante es el primer bucle de material procedente de una colisión, y que la plataforma NE es la segunda capa envolvente", concluyó Escala.

Este nivel de análisis confirma las predicciones sobre el violento pasado de Andrómeda e informa a los astrónomos sobre cómo el material acrecido por las colisiones da forma a las características circundantes de una galaxia y a su historia evolutiva.